EJERCICIO FÍSICO Y ASMA

 

El asma es una inflamación de los bronquios que hacen que estos se obstruyan y que sean más sensibles a una gran variedad de estímulos del ambiente

 

Existen múltiples desencadenantes del asma, entre ellos la actividad física y el deporte, esta crisis se conoce como asma de esfuerzo, la causa fundamental es por un enfriamiento rápido e intenso de los bronquios de manera que pierden calor y humedad, por lo tanto un buen calentamiento empezando suavemente hasta alcanzar una actividad moderada y de una duración entre 10 y 15 minutos, hará que estas vías aéreas se preparen como el resto del cuerpo para el ejercicio

Por otro lado los deportes que se   practiquen en ambientes calientes y húmedos, como la natación y aquellos que practiquemos en áreas cerradas, en las que normalmente el ambiente está más cálido que el exterior, evitará que aparezcan las crisis.

Debe considerarse que al comenzar a realizar actividad física por primera vez, todos sentimos fatiga, cansancio y sensación de ahogo, porque nuestra condición física es pobre, las de las personas asmáticas lo es más, así que la adaptación debe ser progresiva, para que con el tiempo se aprenda a diferenciar entre la fatiga, el ahogo, y el cansancio por la falta de actividad física y la relacionada con una crisis de asma.

El ejercicio enseña y ayuda a vivir mejor con el asma, siempre antes de iniciarse en la práctica de ejercicio es necesario consultar con su especialista, valorar su condición física previa y estar en un período controlado de su enfermedad

Existen algunas normas que debemos seguir para la práctica de ejercicio cuando padecemos asma entre ellas

1-tomar la medicación antes de la actividad física

2-realizar el calentamiento prolongado y progresivo

3-procuprar que el ejercicio sea a intervalos

4-no realizar ejercicios máximos en intensidad

5-si es posible deporte en ambientes húmedos y calientes

6-Procurar siempre que se pueda respirar por la nariz

7-llevar siempre la medicación broncodilatadora en la bolsa de deporte

8-no debemos realizar ejercicios si nuestra asma no está controlada, si se notan pitos o se tiene tos importante

 

¿Qué grupo de podemos practicar?

Cuando un asmático decide practicar deportes esta es una pregunta frecuente.

Se puede practicar cualquier deporte en el que nos sintamos cómodos y que nos guste, con un adecuado control de la actividad, existen deportistas asmáticos en todos los deportes, sólo uno está contraindicado y es el buceo con botellas de aire comprimido ya que ciertas condiciones fisiológicas que se producen durante esta práctica pueden afectar al asmático.

 

La fisioterapia respiratoria que podemos practicar en casa puede ayudarnos a mantener una buena condición de salud , es importante aprender a respirar , esto es algo que hacemos de forma natural pero que en una crisis de asma puede hacerse muy difícil y puede marcar la diferencia de cómo manejamos este momento, alguna de estas técnicas deben realizarse con ayuda de un familiar o amigo entrenado , pero otras podemos hacerlas parte de nuestra rutina diaria y dedicarles un espacio en nuestra actividad.

 

EJERCICIOS RESPIRATORIOS: Los ejercicios respiratorios tienen como objetivo disminuir el trabajo respiratorio, mejorar la oxigenación y aumentar la función respiratoria. Se realizarán una vez al día.

Respiración con los labios fruncidos:

1.     Inspire lentamente a través de la nariz con la boca cerrada

2.     Ponga los labios como para apagar una vela o silbar

3.     Espire lentamente a través de los labios semicerrados

4.     La espiración debe durar el doble de la inspiración

Respiración diafragmática:

1.     Sentado, con las rodillas flexionadas colocar las manos sobre el abdomen.

2.     Inspirar profundamente a través de la nariz manteniendo la boca cerrada. Al inspirar, el abdomen se distiende elevando las manos.

3.     Colocar los labios como si fuese a silbar y espirar lente y suavemente de forma pasiva haciendo un sonido silbante sin hinchar los carrillos. Al ir expulsando el aire, los músculos abdominales se hunden volviendo a la posición original.

Ejercicios de expansión pulmonar

1.     Colocar las manos sobre la zona del tórax a expandir aplicando una presión moderada.

2.     Inspirar profundamente mientras empuja el tórax expandiéndolo contra la presión de las manos.

3.     Mantener unos segundos la máxima inspiración posible y comenzar a espirar el aire lentamente.

4.     Al final de la espiración las manos realizan una ligera vibración sobre el área.

Ejercicio para toser de manera eficaz y controlada

1.     Respirar lenta y profundamente mientras se está sentado tan derecho como sea posible.

2.     Utilizar la respiración diafragmática.

3.     Contener la respiración diafragmática durante 3 - 5 segundos y luego espirar lentamente tanto aire como sea posible a través de la boca (la parte inferior de la caja torácica y el abdomen se hunden según se respira).

4.     Hacer una segunda inspiración profunda, contenerla y toser con fuerza desde lo profundo del pecho (no desde la garganta). Toser dos veces de forma corta y forzada.

5.     Descansar después de la sesión. Es conveniente que la persona tosa de forma controlada 3 o 4 veces al día, media hora antes de las comidas y al acostarse (descansar de 15 a 30 minutos después de cada sesión). Es importante que la persona se limpie los dientes y se enjuague la boca antes de las comidas, ya que la sesión de estimulación de la tos se suele asociar fundamentalmente con un mal sabor de boca, lo que produce la disminución del apetito y de la capacidad gustativa.

Ejercicio con espirometría incentivada

1.     Sentado sobre la cama o en una silla y situar el espirómetro en posición vertical.

2.     Fijar los labios fuertemente alrededor de la boquilla de espirómetro de modo que no entre aire entre ambos.

3.     Situar el espirómetro en la posición de flujo que se desee, comenzar siempre con un nivel inferior.

4.     Al realizar una inspiración tan profunda como sea posible se debe conseguir que el marcador (bola, cilindro, etc.) se eleve hasta alcanzar su tope superior, debiendo permanecer en ese lugar el máximo tiempo posible.

5.     Una vez finalizada la inspiración, se soltará la boquilla y se expulsará el aire por la boca o nariz.

6.     Es conveniente toser después de realizar este ejercicio.

 

Su especialista podrá ayudarle en el aprendizaje de estas técnicas, y podrás sugerirle teniendo en  cuenta sus gustos, su condición física, y su estado general que deportes son convenientes así como las medidas que en cada caso particular debe tener presente.

 

Fuente: Sanitas