EJERCICIO FISICO Y OBESIDAD

La OMS ha calificado la obesidad como "epidemia emergente del siglo XXI" por las dimensiones adquiridas a lo largo de las últimas décadas, su impacto sobre la morbimortalidad, la calidad de vida y el gasto sanitario.

  La obesidad es una enfermedad que puede incrementar el riesgo de:
- Diabetes tipo 2.
- Cardiopatías y enfermedades vasculares.
- Varios tipos de cáncer.
- Enfermedad biliar
- Trastornos músculo-esqueléticos
- Problemas respiratorios.

 

Los métodos para determinar el grado de obesidad son:
- Índice de masa corporal (IMC).
- Circunferencia de la cintura.
- Relación cintura-cadera (RCC).
- Impedancia bioeléctrica.
- Medición de pliegues cutáneos.

 

Riesgo para la salud según el IMC:
- Muerte/cualquier causa (IMC < 19) frente a 27-35 se incrementa de 60 a 120%
- Muerte/cáncer (IMC < 19) frente a 27-35 se incrementa de 80 a 110%
- Muerte/cardiopatía (IMC < 19) frente a 27-35 se incrementa de 210 a 480%
- Diabetes tipo 2 (IMC < 19) frente a 27-35 se incrementa de 1.480 a 5.300%
- Presión arterial elevada (IMC < 23) frente a 26-35 se incrementa de 180 a 350%
- Artritis degenerativa (IMC  < 19) frente a 30-35 se incrementa un 400%
- Litiasis biliar (IMC  < 19) frente a 27-35 se incrementa de 150 a 270%
- Defectos neurales de nacimiento (IMC  < 19) frente a 27-35 se incrementa un 90%

 

Se ha demostrado que la dieta más la actividad física/ejercicio es la manera más eficaz de controlar el peso.

 

Un programa para perder peso es bueno cuando:
- Proporciona a los adultos un consumo no inferior a las 1.200 Kcal/día y asegura una dieta equilibrada.
- Proporciona una pérdida gradual de peso (de 500 a 1.000 Kcal/día).
- Incluye un programa de ejercicio que implica un gasto energético de 300 Kcal/día.

Intensidad, frecuencia, duración y tipo de AF/E

 

Inicialmente es conveniente una intensidad baja (30-50% de capacidad aeróbica) con mayor duración en la actividad.  La intensidad puede ser expresada cuantitativamente como: Porcentaje de la frecuencia cardiaca máxima teórica (% FCM), porcentaje del consumo máximo de oxígeno (% VO2 Máx), un múltiplo del equivalente metabólico (MET), calorías gastadas por unidad de tiempo (Cal).

La frecuencia debe ser diaria y como mínimo 5 días por semana.

La duración del ejercicio dependerá de las comorbilidades del individuo. Cuanto más intensa sea la serie de AF/E, menor será la duración, porque lo que se quiere conseguir es un gasto de 300 a 500 Kcal por sesión.

Tipos de AF/E: En general son preferibles ejercicios aeróbicos de baja intensidad y larga duración, que muevan gran cantidad de masas musculares, de bajo impacto osteoarticular, como, por ejemplo, caminar rápido, natación, bicicleta elíptica. Siempre se debe incluir calentamiento y enfriamiento y se debe seleccionar cuidadosamente la ropa y el calzado.

Un programa que integra AF/E aeróbicos y de resistencia es más eficaz en el mantenimiento de la MSG y la tasa metabólica.

 

Fuente: Madrid.org