FUNCIÓN SEXUAL

El aumento del riego sanguíneo y el aumento de sensaciones en la zona genital aumentan el deseo, las sensaciones y el control en todo lo referido con el sexo.

 

Mujeres

Se alcanza mayor excitabilidad y lívido: al aumentar el tono muscular del suelo pélvico y su vascularización, hay mayor sensibilidad y excitabilidad tanto del clítoris como de la vagina y la contracción involuntaria, que es el orgasmo, es más intensa y placentera.

Hombres

Control de la eyaculación: En los problemas de eyaculación precoz tiene un componente importante el conocimiento de la propia anatomía y del proceso de la respuesta sexual masculina. Tener un suelo pélvico en buen estado y saberlo controlar permite a los hombres contraerlo en el momento adecuado. Dicha contracción “cerrará la compuerta” hacia la uretra impidiendo la eyaculación.

Mejora de la erección: Los músculos perineales participan en el mecanismo de la erección. Mantenerlos fuertes y tonificados ayuda a una erección más fuerte y duradera.

Ayuda en la prevención de prostatitis: La musculatura pélvica favorece la expulsión correcta de la eyaculación y la orina, ayuda a no dejar restos en la próstata que puedan llevar a una prostatitis bacteriana.